• Sergio Agueitos

Interseccionalidad y solidaridad


Estas últimas semanas las feministas y los pensionistas han sido capaces de poner al país en pie y abrir debates sobre la situación de discriminación de las mujeres y la precariedad de los subsidios a nuestros y nuestras mayores. A PP y Ciudadanos, acostumbrados ya a que Catalunya tapara todas sus políticas de recortes, les ha pillado con el pie cambiado y han pasado por todas las fases de la vergüenza posibles: primero negaron la legitimidad de las movilizaciones, luego se pusieron de perfil y acusaron de politizar los movimientos a la oposición, y cuando se han visto desbordados por la capacidad de convocatoria de las plataformas, han montado un paripé simulando liderar no se sabe muy bien qué.

Por ejemplo, sobre las pensiones, Ciudadanos propone una bajada del IRPF a las pensiones, pero sólo afectará a aquellas personas que cobren más de 1.000€/mes. ¿Cuántos y cuántas pensionistas cobran eso? Una cortina de humo para no resolver el problema. Todo ello, después de haber votado en contra de la subida de las pensiones en 2017.

Las movilizaciones han puesto en evidencia que ni PP ni Cs tienen intención de abordar los problemas de la mayoría de la gente. Esa masa de población va reivindicando su identidad diversa y parece reclamar soluciones a problemas no aislados. Esto es algo novedoso que las movilizaciones de estas semanas han puesto encima de la mesa. Las feministas no sólo se manifestaban en su condición de mujer, sino también en su condición de pequeñas empresarias, trabajadoras precarias, de madres, esposas, hijas, negras, asiáticas... Es lo que se llama interseccionalidad.

La interseccionalidad aborda múltiples discriminaciones y nos ayuda a entender la manera en que conjuntos diferentes de identidades influyen sobre el acceso que se pueda tener a derechos y oportunidades. Las personas pertenecen a más de una comunidad a la vez y pueden experimentar opresiones y privilegios de manera simultánea (por ejemplo, una mujer puede ser una médica respetada pero sufrir violencia doméstica en casa). El análisis interseccional tiene como objetivo revelar las variadas identidades, exponer los diferentes tipos de discriminación y desventaja que se dan como consecuencia de la combinación de identidades. El objetivo no es mostrar cómo un grupo está más victimizado o privilegiado que otro, sino descubrir diferencias y similitudes significativas para poder superar las discriminaciones y establecer las condiciones necesarias para que todo el mundo pueda disfrutar sus derechos humanos.

Se ha hablado estos días de la injusticia que sufren determinadas mujeres al recibir pensiones más bajas debido a la brecha salarial. Ellas no sólo sufren la problemática de los pensionistas al perder poder adquisitivo, sino que ese poder adquisitivo ya se encuentra de inicio rebajado debido a que por su condición de mujer han cobrado menos durante toda su vida laboral. Sufren, por tanto, una doble discriminación que se puede ver agravada, a su vez, por otros condicionantes.

Esta visión de las problemáticas no sólo es mucho más inclusiva, sino también más realista. Genera sinergias entre movimientos sociales, descompartimentalizándolos, consiguiendo así una mayor sensibilización de las problemáticas que desborda la capacidad de convocatoria de todos ellos de manera individualizada; pero sobre todo obliga a la gente a mirar a los demás como compañeros y compañeras de una lucha común. La interseccionalidad, así, rompe con el modelo de sociedad individualista y compartimentalizada, apostando por un modelo comunitario de solidaridad y una visión del individuo más compleja y humana.

Ha habido un esfuerzo de interpelación novedosa a la sociedad más allá del tradicional movimiento feminista y de la reivindicación por unas pensiones dignas. Para hablar de igualdad de mujeres y hombres, se ha hablado de corresponsabilidad en los cuidados, de brecha salarial, de racismo, de nuevas masculinidades... al igual que para hablar de pensiones se ha hablado del mercado laboral, la precarización de los trabajadores, el paro juvenil... Esta estrategia se ha manifestado efectiva, ya que ha obligado al Presidente de Gobierno del plasma a retratarse, a dar explicaciones en el Congreso; pero también ha sido una estrategia concienciadora, pues ha sumado sectores sociales no afectados directamente por la problemática. Un éxito a celebrar porque es el éxito de una sociedad civil organizada que está sabiendo canalizar las ansias de cambio por un mundo más justo. Que la política vaya tomando nota.

#feminisme #pensions #Política #MovimentsSocials

© 2018 creat per Sergio Agueitos